miércoles, 18 de julio de 2018

Sobre el 10 de julio, Esclavitud: Volver a casa, de Yaa Gyasi

Uno de los temas que tratamos el mes pasado fue el de la esclavitud negra en América Latina. Este mes, con Volver a casa, de Yaa Gyasi, volvemos a tratarlo, pero desde nuevas perspectivas. Y la verdad es que creemos que el resultado fue interesante. Os dejamos que juzguéis vosotros mismos.

Dos linajes descendientes de una antigua esclava
“El libro intenta ser una aproximación desde la literatura al tema del esclavismo. Pero lo es desde dos visiones parcialmente complementarias, representadas por el devenir de dos ramas de una familia que no se saben emparentadas entre sí. Por un lado, el libro trata de las consecuencias del esclavismo dentro de las comunidades que se quedaron en África (representadas, en este caso, por Ghana) y por otro, trata el esclavismo desde la perspectiva de los que fueron hechos esclavos y tuvieron que marchar de su hogar, tomando como ejemplo los que fueron trasladados a Estados Unidos”
“Para mí son muy notables los dos primeros cuentos donde se explica cómo se relacionan las dos ramas de esta familia. En el primero se cuenta la historia de la hija de una esclava. En el segundo se narra la historia de otra hija de esa misma mujer, que ya no es esclava porque ha huido de su antiguo amo. Ninguna de las dos hijas conoce el secreto de su madre. Pero las dos sufren el odio que los otros sienten hacia ellas”
“Y también se nos explica, en un lenguaje fuertemente cargado de misticismo y magia, que los linajes de estas dos hijas tendrán destinos paralelos pero condenados a no unirse nunca. Estos dos destinos están personificados en dos piedras que les son entregadas a las dos niñas por la madre común: una de las piedras se conserva (en el linaje africano), la otra se perderá. Y aunque parece que no, la historia de estas piedras será muy importante para acabar con la maldición de los dos linajes separados”
“En todo caso, me parece a mí, el proyecto del libro es muy ambicioso. Se manejan muchísimos personajes que van viviendo durante un lapso temporal de casi doscientos años. Por ello me parece un acierto que la autora se preocupe de no cargar de personajes sus cuentos”
“Creo que en parte eso podría explicarse porque a Gyasi le es más fácil escribir con pocos personajes que con muchos”
“En realidad, la escritora evita los planteamientos que le obliguen a manejar muchos personajes. Para mí el caso quizá mejor resuelto es el de James que con sus antecedentes familiares daba como para escribir extensamente sobre las vicisitudes dinásticas en la monarquía asante y sin embargo renuncia a su familia y su poder para unirse a una plebeya”
“Y más tarde se justifica que su hija (Abena) tampoco forme parte de una familia extensa por la mala suerte de su padre. Y así sucesivamente todas las mujeres de la familia van pasando por los peores problemas de la historia de Ghana como parte de la maldición que pesa sobre la familia”
“También parece parte de la maldición que en la rama americana de la familia casi no haya descendientes de una generación a la siguiente. La excepción podía ser la de la familia de Kojo que sin embargo se ve cercenada de una manera trágica y así el relato familiar continua con la historia de H y, por consiguiente, la autora vuelve a las historias de individuos solos”

Las muchas cosas que no se explican

“Me ha gustado mucho tener la perspectiva africana de la esclavitud, el papel que jugaban en el tráfico de personas los propios africanos. Lo habitual es que solo se cuente la perspectiva occidental, como sucedía con Raíces, que tan famosa fue en los años 70”
“Pues a mí no me convence que cuando ya llevas unos cuantos cuentos leídos tu atención como lector se ve concentrada en saber quién será el descendiente de quién y eso le resta un poco de potencia a los cuentos tomados de manera individual”
“A mí lo que me resulta curioso es lo mucho que no se explica, los muchos huecos que se permite la autora entre el momento en que se acaba un cuento y el momento en que empieza el cuento que le sigue en la serie genealógica”
“Sí, bueno, la lectura del libro se ve dificultada no solo por los huecos de lo que no se explica, sino también porque se intercalan los cuentos referidos a los miembros de una familia con los cuentos referidos a los miembros de la otra”
“Que son la misma familia desde la perspectiva de los pueblos fante, que cuentan la descendencia por línea femenina”
“A mí no me parece difícil seguir el hilo, creo que la trama está trabajada con un plan bien organizado, de hecho, me parece difícil perderse una vez pasados los primeros capítulos”
“Bien, pero volviendo a un ejemplo, que para mí es paradigmático, de ese no tratar algunos hechos históricos. A mí me resulta curioso que toda la guerra de secesión en Estados Unidos ni siquiera se cite en los cuentos. En realidad, para darse uno cuenta, como lector, de las referencias al conflicto has de estar muy atento a los detalles”
“Pues sí, porque yo no me di cuenta”
“Supongo que los lectores norteamericanos no necesitan tantas referencias sobre su propia historia como los necesitamos nosotros como europeos”

¿Un libro a muchas manos?
“Leyendo en las solapas del libro veo que éste es el fruto del trabajo de un taller de escritura creativa”
“Pues parece una novela muy trabajado, la nominaron a un premio literario, quiero decir que como poco parece el trabajo de varios años de dura labor”
“Podría ser que Volver a Casa fuera un trabajo muy dirigido, al menos lo parece, como debut literario es una novela muy ambiciosa, la galería de personajes daría para muchas novelas. Se toma el trabajo de desarrollarlos para luego ofrecerlos en su mínima expresión, todos al servicio de esa trama tan compleja que se trae entre manos, mucha contención me parece para un novelista primerizo”
“Ahora lo que sería interesante es comparar este libro ya publicado con el siguiente que salga a la luz, analizar las semejanzas y diferencias entre uno y otro”

Empieza en esclavitud, sigue en discriminación y acaba en…
“Yo lo que no entiendo es que es porque divide el libro en dos partes”
“Pues hombre yo creo que lo más evidente es que en la primera parte la esclavitud de los negros es legal mientras que en la segunda, al menos en teoría, no lo es”
“Sí, porque en la historia de H se habla de un esclavismo de facto, aunque de jure este esclavismo no existía”
“A partir de los descendientes de H se habla más de segregación que de esclavismo propiamente dicho”
“A mí me llama muchísimo la atención la historia de Willie y cómo en ella se explica que el marido y ella van por la calle sin siquiera ponerse uno al lado del otro, porque él parece blanco e ir junto a ella le resta oportunidades. Ya cuando comienzan así, ves que ese matrimonio no va a ir bien, es dura esa historia”
“Y qué sutilmente describe la debilidad de carácter del marido de Willie. Yo creo que Yaa Gyasi se encuentra cómoda hablando de la debilidad, me parece uno de sus puntos fuertes”
“Yo lo que no acabo de entender es el porqué del título del libro”
“Es que el título del libro sólo cobra pleno significado cuando has leído el libro hasta la última página del último cuento del libro”
“Es que hasta ahí aún no he llegado”
“Pues ya te estas dando prisa en llegar que el próximo mes tenemos un libro largo”

Desde luego… ¡Qué dura es la vida del novelante! :-D

miércoles, 27 de junio de 2018

Sobre el 12 de junio, Revolución en el Caribe: El siglo de las luces, Alejo Carpentier

Para la tertulia del mes de junio leímos El siglo de las luces, de Alejo Carpentier, un escritor cubano que vivió la revolución castrista, que acabó en Francia como cónsul de su país y que fue uno de los primeros en postular la necesidad de crear un nuevo estilo literario genuinamente latinoamericano. Ese nuevo estilo, según sus palabras, tenía que reflejar “lo real maravilloso”; hoy en día, gracias a García Márquez, se denomina comúnmente “realismo mágico”. No obstante, como advirtió uno de los novelantes en la sesión, “hay grandes diferencias entre la manera de escribir de Carpentier y la de García Márquez”. Pero vamos a centrarnos en Carpentier.

El lirismo de Carpentier
“El libro tiene algunas partes que son muy líricas, pero a veces este lirismo se separa de la trama principal y desemboca en una digresión”
“Tiene muchas descripciones de la naturaleza, una naturaleza que es casi arquitectónica, hay que tener en cuenta que Carpentier había estudiado la carrera de arquitecto, aunque no sé si alguna vez ejerció como tal”
“El libro entero es una mezcla de realismo socialista y lirismo latinoamericano”
“A mí me parece que en las descripciones liricas se nota que el que habla es el autor y no el personaje. Y son descripciones muy bellas pero la verdad es que yo, leyéndolas, no me creía que fueran del personaje, era la voz del autor”
“¿Y por qué dices eso?”
“Bueno, porque el personaje, Esteban, es un adolescente demasiado inmaduro para hacer esas descripciones tal como las hace. Además, lo describe como un tipo mediocre, o bueno, lo describen sus acciones, la vida que lleva, cuesta creer que haga esas descripciones, que sea su mirada, su voz”
“A mí me parece que Carpentier es mejor prosista y poeta que narrador”

Crítica social y revolución
“A mí me resultaron curiosas esas anotaciones que el autor hace antes de algunos episodios poniendo el título de algunos cuadros de Goya como presentación de los capítulos”
“Bueno, yo creo que está como sugerido que antes de leerte el capítulo habrías de mirar, y estudiar, el cuadro de Goya correspondiente. Nadie lo hace, claro. Pero creo que, idealmente, eso es lo que el lector debería hacer según la sugerencia del autor”
“Fijaos que los cuadros que sugiere son siempre de crítica social”
“A mí me dijeron en un taller literario que las primeras páginas, las únicas escritas en primera persona que hay en el libro, las que desembocan en la descripción de la guillotina, el autor las escribía intentando describir un cuadro que tenía delante”
“¿Y cuál era ese cuadro?”
“Pues la verdad es que hace tantos años que me lo dijeron que no lo recuerdo”
“Da mucho juego a algunos cuadros, el que va saliendo a lo largo de todo el libro lo busqué porque tenía ganas de verlo, es este: Explosión en una catedral, de Monsu Desideriou”
“Ah, pues no me lo había imaginado así”
“Yo tampoco”
“El autor escribe tirando pullas varias, las más sonadas que he encontrado son las que les dedica a los Estados Unidos o a fray Bartolomé de las Casas”
“Es curiosamente coherente que los personajes de Esteban y Sofia mueran en la revuelta del dos de mayo”
“A mí, Esteban, como personaje, me aburre mucho”
“Sofía, en cambio, es mejor personaje, pero más que porque esté bien construido, porque es más sugerente, hay en su trayectoria giros que la hacen interesante. Esteban, en cambio, es previsible, esa adoración súbita que siente hacia su prima queda tan poco justificada, es tan increíble, no es un personaje que te creas, es un recurso para contar una historia y como personaje no la sostiene, es lo que tiene poner la trama al servicio de una idea, fuerzas el argumento”
“Sí, yo creo que lo interesante del libro es que Carpentier, que ha vivido la revolución cubana, reflexione sobre otras revoluciones y sobre como éstas se ven malogradas desde dentro. Es curioso que lleve a personajes que admiraron la revolución francesa a morir en la revuelta contra quienes pretendían introducir en España el sistema que había derivado de ella. Finalmente, participan en una revuelta popular, pero que trajo consigo la vuelta del absolutismo”
“Para el autor el gran ejemplo de lo que fue la revolución en el Caribe se encuentra en el caso de cómo se abolió la esclavitud y de cómo finalmente fue reinstaurada de nuevo”
“Eso es algo terrible, cuesta creer que sucediera”

¿Se trivializan los abusos sobre los negros?
“Es evidente que el tema de los negros es uno de los ejes principales de la obra, pero es que yo creo que el autor a veces trivializa los abusos hacia ellos, sobre todo cuando habla de los abusos de tipo sexual”
“Bueno, es cierto que a veces hechas en falta que el autor tome partido en el tema, más aún si tienes en cuenta que adopta la postura del narrador omnisciente, pero yo creo que la crítica está implícita en la elección de las barbaridades que describe. Como cuando describe que las señoras pudientes prostituyen a sus esclavas negras para así conseguir dinero”
“Es cierto que Carpentier adopta la postura de un narrador omnisciente, pero lo hace a la manera de los narradores del siglo XX, que a pesar de no ahorrarnos detalle no se permiten opinar sobre lo que describen”

No sobra ni falta nada y sin embargo…
“Es un escrito muy completo, pero demasiado estático. No te arrastra a la lectura, es frío”
“No sobra nada ni falta nada ni hay ninguna parte que sobresalga. Y es curioso porque en toda obra siempre hay partes que son mejores que otras”
“Encuentro el libro demasiado largo. Creo que se podrían acortar ¿Qué diré yo? Unas cuarenta páginas de las 360 que tiene, la parte central, que protagoniza Esteban, el personaje aburridísimo, es excesivamente larga”
“Para mí es una novela demasiado ambiciosa. Intenta hacer una síntesis de lo que fue la revolución francesa en el Caribe, y en Francia en parte, y la verdad es que no sé si lo consigue”
“Yo creo que Carpentier escribe casi como un historiador”
“Disiento. Yo creo que lo que más quiere el autor es dejar impresa su opinión sobre los hechos. Si fuera un historiador buscaría la objetividad”
“Yo he oído que el personaje de Víctor Hugues no existió realmente. Que es un puzzle de diferentes personalidades históricas”
“Sí que existió, miramos en la Wikipedia”
“Pues peor me lo pones porque el personaje más sugerente del libro no fue un producto de la imaginación de Carpentier”
“Bueno, Hugues no fue totalmente inventado, de acuerdo, pero el Hugues del libro tampoco es el Hugues “solamente” histórico. Es una reconstrucción de Carpentier. Es “su” Víctor Hugues”

domingo, 27 de mayo de 2018

Sobre el 15 de mayo, Australia profunda: La verdadera historia de la banda de Kelly, Peter Carey

El de este mes es un libro que cuenta una magnífica historia que se ve realzada por una estructura y estilo que mereció el interés de todos los asistentes y que le valió alguna que otra felicitación al novelante que propuso la lectura. Comentamos La verdadera historia de la banda de Kelly, de Peter Carey.

Un autor galardonado
“Yo no conocía a Peter Carey”
“Pues es un autor muy interesante. Quizá el más aclamado de los novelistas australianos”
“¿Y de dónde le viene esa fama?”
“La fama le viene de que es uno de los cuatro únicos autores que han conseguido ganar dos veces el Booker Prize”
“Y el Booker Prize es…”
“El premio más prestigioso que se concede en los países de la Commonwealth a los libros de ficción escritos en lengua inglesa. Para entendernos diré que es algo así como el Nobel en lengua inglesa, pero mientras que el Nobel se concede por una trayectoria profesional integra, el Booker Prize se concede a libros concretos”

Como si lo escribiera Ned Kelly
“Intenté leerlo en inglés y no pude, es inglés de Australia y me parece que hay mucha jerga”
“También es muy difícil por la manera en que está escrita la historia. Cuando yo la leí en catalán me maravillaba. El autor intenta escribirla con el estilo con el que pudiera haberlo hecho el verdadero Ned Kelly. O sea, sin comas, sin signos de puntuación, con alguna falta de ortografía (en la traducción está escrito en un catalán sin un solo acento, por ejemplo), introduciendo los diálogos a su manera. Mil detalles”
“Y no te olvides de la manera en que sustituye todas las palabrotas y palabras escabrosas. En inglés, con adjetival, en las traducciones se sustituye por las iniciales de la palabra seguidas por puntos suspensivos”
“La combinación de rudeza y lirismo es de lo más logrado de la novela, es a veces muy tierno, siempre se refiere a las mujeres con delicadeza. Y cómo describe a los caballos… se nota lo importantes que eran para ellos”
“Yo quería comentar que según parece el personaje de la hija a quien se supone que Ned le está escribiendo el libro no parece que existiera en realidad”
“Bueno, lo más probable es que la madre de la niña, Mary, tampoco existiera”
“Lo que parece que si que es verdad es todo lo que se explica acerca de una carta que Ned Kelly quiso enviar a un político de la época, Cameron, la que luego parece que le robaron”

¿Dónde están los aborígenes?
“¿Os habéis fijado en que Ned Kelly habla de los colonos como si ellos mismos no lo fueran, ¿todos eran colonos, no? ¿Dónde estaban los aborígenes?
“Es cierto, no salen en ningún momento, pero es que eso pasa mucho con las películas y novelas occidentales ambientadas en Australia”
“Sí, bueno, es que los aborígenes fueron apartados de las costas australianas y obligados a irse al centro de la isla, que es inhabitable, según parece fue un genocidio”
“En realidad, no tiene mucho sentido hablar de los aborígenes esto es otra cosa. La historia de Ned Kelly es muy potente y da para este libro y para muchos, me imagino que tuvo mucho éxito en Australia y que debe de ser lectura obligatorio en los institutos”
“Es un autor de mucho éxito”

Cataduras morales
“Una de las cosas que más me gusta es cómo construye el personaje a través de su propia voz. Y es tan modesto que, en los primeros capítulos, te da la sensación de que es un pringado. A medida que vas avanzando, los demás personajes van mostrando admiración por él y así vas entendiendo que fue un hombre excepcional”
“Según lo refleja la novela, parece tener todos los mimbres para haber sido un hombre de bien, porque en realidad intenta serlo repetidamente. Pero las circunstancias le van llevando hacia lo ilegal y al final se siente obligado a luchar decididamente contra la policía”
“Ese es otro tema que quería tratar. En el libro, los policías son presentados como enemigos y su catadura moral es realmente mala. Hay el ejemplo de aquel policía que es simpático hasta que la madre le dice que no quiere acostarse con él y entonces se transforma en alguien odioso”
“También hay el ejemplo de Fitzpatrick que al principio parece el más decente de entre los policías y que al principio es hasta simpático y al final es el peor de ellos”
“A mí me llamó mucho la atención que se vistieran de mujer, va pasando con diferentes personajes a lo largo de la novela”
“Parece que los antiguos irlandeses se agrupaban en patrullas donde sus componentes se vestían de mujer cuando se dirigían a darle un escarmiento a alguien”
“Yo nunca había oído hablar de ello ni había leído sobre ello”
“Lo hace el padre, también Steve Hart, el bandolero travestido”
Sí, pero parece que en ese caso era por motivos más claramente asociados a pulsiones sexuales”
“Hablando de pulsiones sexuales, ¿os habréis dado cuenta de la relación de Ned Kelly con la madre, su obsesión por las diferentes parejas que ella tenía y un cierto comportamiento edípico del protagonista?”
“También es muy interesante Harry Power, el maestro de Ned, que le va enseñando todos los trucos que él luego usará. Y que le da un ejemplo de conducta, ambos tienen el respaldo del pueblo porque se comportan con más justicia que la policía”

Los otros textos en el texto
 “De gran importancia resulta la caracterización del traidor del final, alguien cojo y con un patente complejo de inferioridad”
“Y fijaos que es ese traidor el que trae el discurso final antes de la lucha, extraído directamente de Shakespeare”
“Ah, sí, la lectura del final, que reproduce. Hace muy buen uso de los materiales, en esto me recuerda a Mendoza. Lo que más me gusta son los artículos periodísticos de la época, que reproduce con anotaciones de los personajes”
“Yo me pregunto cómo es el libro que Ned Kelly dice leer Lorna Doone escrito por Blackmore”
“Quizá fuera interesante leerlo porque yo creo que Carey lo cita también como un homenaje”
“Pues quizá podríamos asumirlo como una tarea pendiente”

domingo, 29 de abril de 2018

Sobre el 17 de abril, Agonía africana: Todo se desmorona, Chinua Achebe

“Una de las mejores novelas de la historia, así, sin exagerar”. Así nos presentaron el libro de este mes, Todo se desmorona, de Chinua Achebe, y hubo unanimidad en así considerarla.

¿Crítica de la cultura africana?
“Hay tres partes, el ascenso del protagonista, Okonkwo, la llegada de los colonos y la caída del protagonista”
“Me ha sorprendido, no parece haber mucha nostalgia, al principio, incluso, parecía Kipling en la descripción de las costumbres tribales, con barbaridades como el abandono de gemelos. Luego ya se da una visión africana”
“A mí no me da sensación de crítica”
“No es que critique, es lo que elige contar, es un cronista que parece objetivo pero no lo es. No es que justifique la colonización, pero tampoco idealiza la cultura africana. Una crítica contada por Naipul sería distinta”
“No he leído nada más de Naipul aparte de la novela que comentamos, Guerrillas. Me parece demasiado duro”
“Desde luego, Naipul no siente simpatía hacia los países africanos, se le nota un resabio de colonizado que quiere serlo; con este eso no pasa”
“Yo no sé mucho del autor, por lo poco que sé creo que reivindicaba la causa africana”
“A mí me parece un privilegio contar con una voz africana para una obra con forma occidental, porque la novela no deja de ser un invento occidental”
“Sí, desde luego. Tiene un estilo conciso y seco. Por eso da una impresión de objetividad pero eso no quiere decir que sea objetivo, porque elige lo que cuenta”
“No sé si será objetivo, pero sí da impresión de ecuanimidad”
“La cultura inglesa le da distancia”
“Yo diría que es algo más que eso, es talento para mantener esa posición equidistante, y también mucho talento para narrar”

Ecuanimidad y ternura
“Se reflejan dos tipos de acercamiento de la iglesia, primero entran suave y luego ya con la línea dura. Y el primer acercamiento es más insidioso, es el que rompe el clan, como detecta el protagonista, cuando llega la represión, el mal ya está hecho”
“Es la estrategia de la iglesia siempre, el método no varía”
“Para un occidental es sorprendente cómo describe las risas de los nativos cuando le ceden a la iglesia sus peores tierras, las malditas, me divirtió mucho cómo lo cuenta y cómo cuenta también la sorpresa cuando ven que no les pasa nada, y el poder que otorgan a las gafas del sacerdote”
“Es lo que yo decía, cómo critica a su propio pueblo”
“Pues yo creo que lo cuenta con ternura y siempre con ecuanimidad, creo que eso es lo que lo convirtió en un éxito tanto en occidente como en África, encontró el punto justo”
“Crea imágenes muy potentes. Me llamó la atención cómo describe dos arco iris con una madre, el deslucido, y su hija, el más brillante, uno se va apagando, el otro reluce; es una manera de presentar la maternidad poco habitual en occidente, me parece, aunque se detecta en los cuentos tradicionales, como Blancanieves o Cenicienta, endulzados porque es la madrastra la celosa de la belleza de la hija no la madre”
“A mí me gustó cómo cierra un capítulo con el protagonista observando un fuego que se convierte en cenizas frías e impotentes; se compara con ese fuego”
“Es una figura trágica, representa el poder africano que primero sufre el primitivismo de su propia cultura y luego se enfrenta a la occidental”
“Y acaba de la peor manera, a mí me sorprendió mucho el final, no lo esperaba, no lo esperaba al menos tan abrupto”

lunes, 19 de marzo de 2018

Sobre el 13 de marzo, Miniatura: El paseo, Robert Walser

Por fin la lectura del mes trajo consigo una saludable división de opiniones, todos nos sentimos más o menos desorientados por El paseo, de Robert Walser, pero a algunos les importó más que a otros.

Irónico o insensato
“Me ha parecido un libro irónico”
“A mí, muy exagerado, inflado, insensato”
“Yo diría que es un Kafka desenfadado”
“Yo no lo veo ni surrealista, las situaciones que describe no lo son, es él, que las infla”
“Es también subversivo, irónico y subversivo. Por ejemplo, el cartel que describe de la hospedería, es una crítica de la moral burguesa”
“Para entenderlo hay que tener un sentido del humor que yo no tengo”
“Pues ofrece algunas pautas, justo a continuación de lo de la hospedería te encuentras una justificación del libro, que podría considerarse toda una teoría artística y literaria, cuando dice que no escribe para quienes están ansiosos de sensaciones y novedades sino para quienes disfrutan de la belleza de las repeticiones”
“Desde luego, justificarse lo hace mucho a lo largo del libro”
“Sí, todo el rato, el mismo paseo, todo el rato lo está justificando, en su paso por Hacienda se justifica con el funcionario… Es todo el libro así”
“Son justificaciones de escritor que lleva una vida disipada, que no sabe ganarse la vida”
“Forman parte de ese desenfado que decía”
“Si te doy la razón, se nota que se lo pasaba bien cuando escribía, pero a mí como lector no me entusiasma”
“Tú quieres una trama”
“Sí, soy de esos que dice que son como niños, ávidos de sensaciones”

Tono desenfado, fondo trágico
“El tono es desenfadado pero el fondo es trágico, esa vida de estrecheces que relata lo es, de artista que no encuentra su sitio en la sociedad, aunque la cuente como la cuenta, y al final confiesa que es desgraciado por un amor que no supo conservar, ¡y cómo se ensombrece todo cuando lo cuenta!”
“El protagonista es un inadaptado, un Aussenseiter
“La historia te parece más triste porque sabes que el autor acabó en un psiquiátrico. Dicen de él que fue el escritor que quiso desaparecer. ¿Sabéis que murió durante un paseo? Salió a pasear un día de nevada y lo encontraron muerto”
“Hoy en día es un escritor reputado, un tótem de la literatura alemana, no tan conocido como Thomas Mann, tampoco tuvo tanta producción. Su novela más famosa creo que es Jacob von Gunten
“Por aquí no es muy conocido, me ha extrañado ver que el libro ha alcanzado tantas ediciones”
“Es una edición muy cuidada, con una muy buena contra. Si la hubiera leído en la librería, seguro que me hubiera llamado la atención”
“Los pies de la portada, del paseante, son los de Walser, es una foto suya, curioso, ¿verdad? Y triste”

¿No lo entiendes? Yo tampoco
“A mí me ha costado años entrar. Lo tenía desde hace años y solo había leído unas pocas líneas y no me animaba a seguir. Ahora con la excusa de la tertulia lo he leído y estoy muy contenta, lo he disfrutado. Ves un librito, parece ligero, pero es una lectura densa, tiene un estilo muy especial, único”
“Utiliza recursos estilísticos que le dan ese aire cómico, hace enumeraciones continuamente, duplas innecesarias a lo largo de todo el libro, no sé qué figura literaria podría designarlo”
“Quizá no acabas de entender lo que cuenta, como ese personaje, Tomzack, es algo ominoso, que aparece a mitad de paseo y, que anuncia ese final, cuando todo se ensombrece”
“Sí, yo tampoco he entendido qué quería decir con ese personaje, pero disfrutas el libro igual”
“Me ha recordado Mrs Dalloway, un libro que tampoco conseguía terminar, también es el paseo es alguien que divaga, ambos siguen la técnica del flujo de conciencia, ¿no?”
“No, en este libro no hay flujo de conciencia. Es un relato con un narrador omnisciente”
“A mí me parece un libro muy alemán, en la línea de Peter Handke, parece que no traten nada pero tratan todo. En El miedo del portero al penalti hay esa divagación. Pero Handke es más abiertamente amargo”
“Anda, nunca hemos leído a Handke, tan polémico como ha sido, ya va siendo hora, ¿no?”

martes, 27 de febrero de 2018

Sobre el 13 de febrero, Adiós utopía, hola distopía: Milenio Negro, J.G.Ballard

Como siempre que se habla de J. G. Ballard, en la tertulia planeó la sombra de Crash, su obra más conocida y aclamada, por méritos propios, como nos advertía el novelante que planteó la lectura del mes. Ello no fue un obstáculo para que los asistentes encontrásemos en la obra que finalmente se propuso, Milenio negro, muchos méritos propios.

 De la ciencia ficción a la distopía
“Ballard empezó su carrera publicando en revistas de ciencia ficción aunque los suyos eran relatos que sólo penosamente encajaban en ese género. Sus historias eran más bien cortas para lo que suele ser habitual en el género y casi todas ellas solían plantear desastres ecológicos”
“En una entrevista el mismo autor explicaba que decidió dejar de lado la ciencia ficción para centrarse en relatos más contemporáneos, ambientados en nuestra sociedad, sin dejar por ello de ser ficción”
“Se decanta por cultivar el género de la distopía, entendida ésta como un intento de plantear un escenario fundamentalmente negativo. En sus obras se plantea un mundo muy parecido al nuestro pero no exactamente igual”
“No le importa cambiar los datos que haga falta para que estos sean coherentes con la perspectiva que quiera adoptar. Así pasa por ejemplo en El imperio del sol, donde  explica una parte de su infancia (que pasó en un campo de prisioneros japonés) pero cambiando algunos detalles de gran importancia (por ejemplo, se sabe con certeza que en la realidad no fue separado de sus padres, mientras que en el libro se cuenta como si así hubiese sido)”

Ballard, visionario
“El título del libro en español no es la traducción literal del original (Mileniun people, gente del milenio), pero considero que el que le pusieron es muy correcto y adecuado, aparte de que puede ayudar a que se vendan más ejemplares”
“A mí me ha parecido una obra visionaria. Ballard supo adelantar movimientos como el 15-M u Ocuppy Wall Street al explicar por qué las clases medias de los países del “primer mundo” se rebelarán contra la autoridad constituida y porque esta rebelión acabará fracasando. Me sorprende que no se citara esta novela al iniciarse estos movimientos”
“Posiblemente haya sido así porque Ballard es una persona muy escéptica, en sus obras no llama a la acción, no es un activista. El gran referente de estos movimiento es el Indignaos de Hessel”
“El libro de este mes es un intento muy meritorio de tratar, a través de la ficción, problemas sociológicos contemporáneos  y en ese sentido me parece que se complementa perfectamente con los cuentos de El número 11 escritos por Jonathan Coe, que comentamos hace un par de meses”
 “A mí me hubiese gustado proponer Crash, pero me pareció que era una lectura un poco escabrosa y por lo tanto me decanté por Milenio negro
“Yo no he leído Crash, solo vi la película que me gustó mucho y ahora que he leído a Ballard veo que tiene mucho en común con el director de la película, Cronenberg”
“Ballard quedó muy satisfecho con la adaptación”

El autor y su quehacer literario 
 “Milenio negro está lleno de personajes bien trazados, Sally, Vera, Kay Churchill, el cura terrorista,  el doctor Gold...”
“A mí me despistó Gold, me interesaba la revolución de las clases medias encabezada por Kay Churchill y no acabé de entender por qué luego todo deriva hacia el psicólogo, que me parece un loco peligroso”
“A mí me pareció más interesante el personaje de Kay”
“El protagonista, David, es desconcertante, no se define de manera unívoca, en realidad es muy difícil decir que piensa acerca de las cosas que le pasan”
 “Tanto en Crash como en Milenio negro se traza una relación de dependencia/aprendizaje entre un “maestro” (el doctor Gold en Milenio negro, Bogan en Crash) y un discípulo (David en Milenio negro, Ballard mismo en Crash)”
“Yo encuentro otras semejanzas entre Crash y la novela que comentamos, temas coincidentes”
“Trata los mismos temas en estas obras y otras, como La isla de cemento. Lo que quiero decir con esto es que Ballard es un escritor coherente con sus ideas, que se van reflejando en todas sus obras”
“Un tema que es casi obsesión en el autor es el de la relación del hombre con las máquinas que le rodean, una relación que se va haciendo casi simbiótica. En el libro de este mes este tema en concreto se trata a través de la historia y las reacciones de la novia del protagonista, Sally, accidentada y parcialmente lisiada. En Crash ese tema es el central de la obra y en La isla de cemento se habla de cómo las circunstancias “encierran” a alguien en una zona aislada en el arcén de una autopista, lo que le obliga a crear un ecosistema local en su entorno”
“Siendo evidente que los temas que trata Ballard se suelen repetir de un libro al siguiente, podría decirse que leer al autor es estudiar su peculiar visión de esos temas; yo lo recomiendo encarecidamente”

martes, 23 de enero de 2018

Sobre el 9 de enero, Aventuras y humor: La hija del caníbal, Rosa Montero

Abrimos el año con La hija del caníbal, de Rosa Montero, una obra muy criticada por todos, excepto, claro está, por el novelante que la propuso, que no sabía dónde esconderse. Hubo poca discusión y pocas aportaciones en realidad, aunque las pocas que hubo fueron tan devastadoras que vale la pena tomar nota de ellas.

Pijos progres
“Yo hubiese propuesto el libro Instrucciones para salvar al mundo, de la misma autora, que es más corto pero no se encontraba en bibliotecas y como hace muchos años que se publicó muy posiblemente esté descatalogado”
“A mí el tono general de la obra no me ha gustado porque considero que podría ser perfectamente definido como la crónica de un secuestro narrado por una amargada”
“Pues yo he propuesto el libro porque considero que el estilo es fluido, muy ligero y leíble y porque considero que los personajes son divertidos”
“Me recuerda a las comedias de Fernando Colomo, refleja un ambiente de ‘pijos progres’, tiene un tufillo de Prisa que me molesta”
“Sí, bueno, es que Rosa Montero es un ejemplar de libro de pijo progre periodista de El País”
“Lo que más me molesta es que durante décadas ha habido gente engañada que ahora se da cuenta y no tiene otros referentes”

Corrupción y digresión
“La vida de Félix es quizá la parte más documentada, pero considero que está mal integrada en el conjunto de la obra”
“Lo mejor del libro es la descripción sencilla pero impactante, del funcionamiento de la mafia”
“Sí, es interesante cómo habla la corrupción, está bien llevado, se nota que la conoce y la refleja con acierto. Y esto también me molesta, seguro que Rosa Montero tuvo acceso a personas como las que retrata en el libro por ser de El País. Tenía información de primera mano, una posición privilegiada. No es que me moleste, es que me indigna. De este libro hace ya unos años y en aquel momento se podía tratar el tema con una cierta ligereza, como ella hace. Hoy sería impensable, a la vista de todos está que la corrupción es un cáncer para el país”
“Oficio tiene, eso está claro, está muy bien que no te puedas fiar de la narradora, aunque sea poco sutil la manera de justificarlo, y que la amargada desvele finalmente que tenía motivos para estarlo. Otra cosa es que te interese lo que cuenta o que convenza cómo lo cuenta”
“En mi caso, a lo mejor es por ser mujer de la edad de la que escribe, las reflexiones de Montero no me aportan nada, en cambio las de Javier Marías, que es un especialista en hacer digresiones, sí que me parecen al menos potencialmente interesantes”
“Vaya, siento haber sacado un autor que ha gustado tan poco”
“Al contrario, me ha gustado que propusieras este libro porque de otro modo no lo hubiera leído y no hubiera confirmado lo que sospechaba”
“Además, ha sido una buena oportunidad para comentar lo que pensábamos del tema”