lunes, 2 de diciembre de 2019

Els coloms de la Boqueria, Jordi Basté y Marc Artigau: Barcelona protagonista

La novela de este mes, Els coloms de la Boqueria, de Jordi Basté y Marc Artigau, fue considerada un bodrio por todos en la reunión, sin paliativos: “Es un libro tan malo que hasta yo lo podría escribir mejor”, se atrevió a decir un novelante.
La intriga por averiguar qué había publicado un locutor tan popular como Jordi Basté nos jugó una mala pasada, nos llevó a programar el libro sin que nadie lo hubiera leído. 

¿De verdad es una novela policiaca?
“Eso no es novela policiaca. Es un libro en el cual, entre otras cosas, se explica un crimen, pero ese no es el tema central porque los autores, en lugar de centrarse en eso, prefieren explicarnos vericuetos sentimentales que no hay quien se los crea”
“Los autores son absolutamente misóginos. Todas las mujeres de la novela están locas”
“Y la caracterización del protagonista como gay es exagerada, es una reinona. No hacía falta, de verdad”
“No hay suspense. Leyendo no se llega nunca a un clímax, a un punto donde se cree intriga. En cambio, hay muchísimos momentos de anticlímax, irrelevantes, que hacen la lectura más bien aburrida”
“Por lo menos la mitad de la historia de Mònica sobra. ¡Y ocupa la mitad del libro!”
“No es solo que sobre, es que está toda ella concebida para despistar. Y no es que eso esté mal en sí, es que el giro final no hay quien se lo crea. No hay coherencia en el desarrollo y no cuela que no quede ninguna pista: está de espaldas en la foto de un fotomatón, no deja ninguna huella en el escenario del crimen, ¡venga ya!”
 “El libro está lleno de reacciones que psicológicamente son despropósitos. Las reacciones sentimentales de los protagonistas son esperpénticas como la del novio actual de la asesina que se aviene a cooperar en el asesinato de la novia de un antiguo novio, no hay hombre que haga eso”
“Y el detective, ¿qué investiga? ¡El caso se resuelve solo!”

Una Barcelona irreal
“Luego están los ambientes, que ni siquiera disfrutas aunque se trate de la ciudad donde vives. Dibujan una Barcelona muy incompleta. Llenar espacio reproduciendo letras de canciones es una manera muy cutre de añadir líneas. Y las descripciones de las comidas, ¿qué interés tienen?”
“Son una copia de Montalbán”
“Pero sin encanto, porque son postizas, una fórmula”
“La figura del sin techo es toda ella un estereotipo. También increíble. A ver, yo vivo en el Raval y os puedo asegurar que la mayoría de los sin techo son inmigrantes, hay poquísimos catalanes. Y el que lo ve todo es casualmente catalán e ilustrado”
“¿Y las putadas que les hacen a Mònica y a Clara? También difíciles de creer, parecen inspiradas en películas adolescentes americanas, rollo Carrie, y encima reiterativas, ¡un esfuerzo de imaginación, por favor!”
“Además, en la novela, el detective es muy amigo de los policías, justo lo contrario de lo que suele ser habitual en las novelas de detectives”
“A mí también me parece inverosímil que propongan una versión de Medea con todos los actores desnudos”
“Sin embargo yo creo que la parte más creíble del libro es aquella en la que se describe el mundo del teatro”
“Es que Marc Artigau viene de ese mundo”
“A mí me parece que muchas de las cosas negativas que se explican sobre el teatro son venganzas hacia personas que realmente existen y que los conocedores serían capaces de reconocer cuando leyeran sobre ellos”

¿Dónde está el editor?
“Hay errores garrafales. Como el de situar en los años 40 una versión televisiva de Medea, cuando lo cierto es que en España no hubo televisión hasta por lo menos el año 1956. La versión televisiva que dicen es probablemente de los años 60”
“Que las asesinas consigan en Internet veneno del pez globo es simplemente inverosímil”
“Los autores no se fijan en los detalles y el resultado es que la cagan continuamente”
“Me apuesto algo que este libro se planeó en un par de quedadas en un bar y fue escrito en unas cuantas noches, sin el menor esfuerzo de autocorrección”
“¿Autocorrección? Esto no lo ha corregido nadie. Dicen que el papel lo aguanta todo, pero esto… ¡Es indignante que esto se haya publicado! Con la cantidad de buenas novelas que deben de dormir en los cajones”
“Es un libro escrito para ser vendido en San Jordi pero no para ser leído”
“Y sin embargo, en las bibliotecas es un libro muy pedido”
“Eso debe de ser porque uno de los autores es Jordi Basté”
“Y no creo que este libro tenga una sola crítica negativa en la prensa. Siendo Basté un locutor de radio muy popular, la venganza sería terrible”

domingo, 3 de noviembre de 2019

Homicio, David Simon: Antes de The Wire

Fans todos de The Wire, los novelantes teníamos muchas ganas de llegar al Homicidio. Un año en las calles de la muerte de David Simon, previsto para comentar en octubre en el cartel de este año. Durante la reunión no hubo lugar para la disensión, todos estuvimos de acuerdo en que era una buena lectura para complementar la serie, en que ambas destilan la misma verdad.

Verismo con nombres y apellidos
“Para comprender plenamente el libro es muy necesario leerse los epílogos, porque tiene dos, uno escrito uno o dos años después de haberse publicado el libro y otro como 20 veinte años después, cuando ya se había emitido la serie The wire, que resultó un éxito. En los epílogos se explica que todos los nombres que aparecen en el libro son los nombres reales de las personas que intervinieron en los casos que se relatan”
“¿Y le permitieron mantener los nombres reales de los policías?”
“Sí, al parecer pidió autorización y se la dieron”
“Pues alucino, nunca lo hubiera dicho, porque desvela un montón de cosas del funcionamiento del departamento de homicidios y de las técnicas de cada inspector, ¿les daba igual que los delincuentes las conocieran?”
“Bueno, supongo que los delincuentes de Baltimore no han leído este libro”
“Pues yo creo que se lo habrán leído todos, los de Baltimore y los de todo Estados Unidos, y de aquí también, vamos, yo lo hubiera hecho, porque da pistas sobre cómo investigan. Para mí ha sido apasionante ver cómo trabajan los inspectores de homicidios y eso que yo no necesito saberlo”

Semejanzas y diferencias con The wire
“¿En qué creéis que se distingue este libro de la serie The wire?
“En muchas cosas, supongo”
“Bueno, hay cosas semejantes pero muchas otras diferentes”
“Yo veo el mismo realismo; desde luego, yo me sentía ahí. Y eso me pasó tanto en la serie como en el libro, aprendes muchas cosas”
“Sí, pero hay una diferencia que sobresale y es que en The wire hay una mirada..., no sé cómo decirlo, comprensiva quizá, de los que están al margen de la ley, y en este libro no hay ni siquiera un acercamiento a  los homicidas. Se concentra en reflejar la postura de los policías”
“Pero después de este libro escribió the Corner donde explica un año en la vida de unos traficantes de droga que controlan una esquina de la ciudad”
“Entonces, después de imbuirse del espíritu policial y del espíritu de los traficantes, se atrevió a enfrentarse a The wire donde ambas perspectivas coexisten”
“Sí. Eso mismo”

Los casos más notables
“El libro es un diario de cómo vivió el autor un año con la policía, como periodista”
“Sí, como periodista, pero se ve que al final bromeaban con que hiciera cosas de policía”
“No me extraña, se le ve muy implicado”
“En un año hay para hablar de un montón de casos, quizá del que más se habla en el libro es del de Latonya Wallace, la niña asesinada, pero desde luego hay muchos otros. En algunos entra más y otros apenas los menciona; en los meses de verano, lo que cuenta no son los casos sino el clima de violencia por el calor”
“Y tal cómo va contando los casos, las guardias en la oficina, las investigaciones… vas siguiendo la rutina de los policías, cómo intentan sonsacar a los testigos de quienes en realidad no se fían, cómo se crean rivalidades entre equipos y tensiones entre los compañeros. También habla mucho de la importancia del escenario del crimen. Y también de Miranda y como los policías la usan en beneficio propio”
“Ah, sí, las reglas Miranda. Esa parte del libro me encantó, se nota que disfrutó escribiéndola”
“A mí también me gustó mucho. Cuando habla de la lectura de los derechos, me recordaba a la lectura del protocolo de la mediación, cuando estableces las bases para continuar con las preguntas. Pero el libro cuenta cómo manipulan los inspectores esa lectura de derechos, obligatoria por ley, en beneficio de la investigación. Y dice con mucha sorna que el juez que estableció esos derechos no contaba con la astucia de los inspectores de Baltimore”
“Sí, es divertido cómo lo cuenta. Además explica que esa lectura les sirve para saber desde un primer momento si están ante un delincuente profesional que enseguida pide un abogado”
“También habla del trabajo que hacen en los juzgados. Explica que en los juicios, los jurados raramente se concentran en los detalles de los casos, sino que se concentran en cuestiones como la imposibilidad de la justicia o en cuestiones raciales. Es terrible lo que cuenta de cómo algunos jurados acaban resolviendo contra sus propias convicciones para poder llegar a la unanimidad e irse a casa”
 “El gran as del libro es su credibilidad, está hecho de una materia real, explica la realidad y la explica de manera creíble y ordenada. Su talón de Aquiles es que hay tantos personajes, tantos casos, que no te queda una idea muy clara de cual es cual, quizá los delimita mal”
“Bueno es que con todo lo que pudo vivir en un año, hubiera salido ahí…”
“Ya, y bueno, en realidad te pierdes sobre todo al principio, si sigues leyendo luego vas conociendo la personalidad de cada inspector, porque los va describiendo a lo largo del libro, la guía de las brigadas al principio del libro está bien tenerla a mano para ir consultándola, sobre todo al principio”

El epílogo
“En el epílogo habla, años después, de cómo cambiaron el departamento que él había conocido”
“Pero qué dice, es que yo no he llegado ahí”
“Cuenta que una reestructuración súbita del departamento de policía hizo que el índice de resolución de casos bajara en picado, ya que se empezaron a practicar rotaciones y los policías debían cambiar de grupo cada tres años, de homicidios pasar a robos, de robos a antivicio y así sucesivamente, por ejemplo”
“Uy pero si en el libro explicaba justamente que a investigar homicidios aprendes con la experiencia. Él que había visto esto, debió de ser muy crítico con ese cambio”
“Sí, además se demostró que había ido fatal, ideas de burócratas. El resultado es terriblemente deprimente”

sábado, 28 de septiembre de 2019

El primer hombre de Roma, Colleen McCullough: Siete veces cónsul

Si hiciésemos como los romanos que dividían los días entre fastos (¿afortunados?) y nefastos tendríamos que decir que sin duda el 10 de septiembre, día de la tertulia, fue nefasto, y mejor no dar más detalles. Y dicho esto, vamos sin más preámbulo a desglosar lo más importante que se trató en la reunión dedicada a El primer hombre de Roma, de Colleen McCullough.

Libro muy largo
“Yo he encontrado interesante el libro pero muy largo. En realidad no he podido acabarlo, aunque por suerte ya lo había leído antes, una vez, hace muchos años”
“Sí, sí, es largo. Sin discusión. Yo decía siempre que eran 700 páginas, que ya son muchas, pero eran 700 páginas según mi e-book. Luego, durante este mes, me he enterado de que en formato papel ocupa más de 1000 páginas”
“En la edición que yo tengo, que es formato papel, ocupa 800 paginas, pero es cierto que la letra es pequeñísima. La verdad es que propones unos libros que son verdaderos tochos. Reconozco que este libro en concreto puede ser interesante para aquellos a quienes les interese la historia de Roma, como yo mismo. Pero para alguien que no esté interesado es un poco temerario hacerle leer un libro de 800 páginas”

Ocho tomos
“A mí me pareció un libro interesante por lo meticuloso de su estudio. Se nota que la escritora ha leído mucho, que se ha documentado acerca de todos los temas y que el texto da una impresión de naturalidad notable. Se ve perfectamente que la autora conoce las fuentes latinas a fondo”
“Sí, sobre esto hay un dato interesante. Gracias a los méritos de su saga sobre Roma a la autora le concedieron un doctorado honorifico en Historia Antigua”
“¿Por qué universidad?”
“Pues aunque lo he buscado por Internet la verdad es que ese dato no lo he encontrado. Todos copian el texto de la Wikipedia, que no lo especifica”
“Encuentro interesante lo mucho que este libro tiene de estudio histórico. Es el primero de una saga de siete tomos que explican la historia de Roma desde Cayo Mario hasta el nacimiento del imperio romano. Lo que pasa es que en lugar de escribir una sesuda obra académica Colleen McCullough prefirió trabajar en una serie de novelas”
“Cada libro añade además varios dibujos de la autora: los más destacados, una serie de bustos romanos que McCullough reproduce y que propone como las caras de los protagonistas de su historia, McCullough también añade mapas dibujados por ella y esquemas donde se puede ver, entre otras cosas, cómo era, por ejemplo, la ciudad de Alejandría. Además, al final de cada volumen (excepto en el último) hay un índice de palabras clave y un epílogo en el que la autora explica algunas curiosidades sobre cómo escribió cada libro y por qué a veces la historia que ella reconstruye no coincide con la que se explica en la universidad. En los primeros volúmenes muchas discusiones históricas se explican en el índice. En los últimos el índice sólo es un glosario de palabras romanas que no tienen una traducción exacta en los idiomas de hoy en día”
“Y por  cierto, hablando del último libro, el dedicado a Antonio y Cleopatra. He de decir que allí la prosa es muy mala, el estilo decae mucho. La lectura se hace larguísima y el hecho de que sean casi 700 páginas, una extensión similar a los otros seis libros de la saga, perjudica a este último tomo porque lo hace interminable”
“Sí, ya me fije, cuando hace años leí la obra, que ese libro en concreto tiene un redactado pésimo. Me pregunto por qué será”
“Bueno, yo para mí tengo que convencieron a la autora para que escribiera sobre un periodo que en realidad no le interesaba. A ella le gustan Cayo Mario y sobre todo Cesar, se nota mientras lees. También le gusta Sila, aunque menos, pero este último libro está dedicado sobre todo a Octavio Augusto, que más bien le resulta antipático y ya se notaba eso en El caballo de Cesar, y a Marco Antonio que aún le cae peor. Yo creo que eso hace que esa novela no tenga vitalidad”

Personajes históricos y personajes inventados
“En cambio el estilo de este primer libro es muy vívido y fácil de leer”
“No estoy de acuerdo. Para mí no pasa de ser un texto correcto, que no resalta por sus cualidades positivas. Y es que los libros históricos tienen la ventaja de que los personajes te vienen dados, no tienes que inventarlos, sólo hacerlos creíbles, pero el estilo  literario puede ser rompedor o continuista y para mí McCullough es de estos últimos”
“Pero no todos los personajes del libro te vienen dados. Sin ir más lejos, en este mismo volumen la autora añade un personaje que resulta muy importante para la trama. Es, podríamos decir, uno de los personajes principales. En definitiva, el caso es que el personaje de Julilla fue inventado por McCullough”
“Pero es que Julilla no es uno de los personajes principales”
“¿Y cuáles serían, según tú, los personajes principales?”
“Cayo Mario y Sila”
“Sí, claro, pero bueno para mi Julilla también es uno de los personajes importantes de la trama, porque como la autora explica en el índice, la hipótesis de que Mario y Sila pudieran ser parientes explicaría que Mario se fije en él y lo convierta en su segundo al mando a pesar de que Sila era más de veinte años más joven y no tenía experiencia militar”
“Bueno, puede ser…”
“McCulloug explica que de todos los historiadores romanos sólo a uno se le ocurrió citar que la primera mujer de Sila había sido una Julia…”
“Entonces el personaje de Julilla no es inventado”
“Bueno, la autora maneja a Julilla sin tener más datos”
“Pero si la había citado el historiador romano no es un personaje inventado”
“Bueno, yo diría que es una hipótesis, lo que la historia nos dice, si afinamos mucho, es que Sila estuvo casado con una Julia pero no habla ni de cómo era ni qué edad tenía ni si fue feliz o desgraciada. Todo eso se lo inventa McCullough. Si lo hace de una manera interesante o no eso ya lo decidirá cada uno al leer el libro. En cuestión de gustos el veredicto es siempre individual”

lunes, 22 de julio de 2019

Trilogía berlinesa, Philip Kerr: Ascenso y caída

Philip Kerr es un autor prolífico. Entre todas sus novelas, las que le han dado más prestigio son las que componen la saga del detective Bernie Gunter, ambientada en la Alemania nazi. Este mes comentamos Violetas de marzo, primera entrega de la llamada “Trilogía berlinesa”.

Una novela bien ambientada
“Considero que ambientar una novela en la Alemania nazi es muy agradecido porque  cuando escribes el enemigo está claro. Hoy en día no hay nadie que esté a favor de los nazis”
“No sabría yo que decirte, los partidos neonazis vuelven”
“Bueno, lo que sí que parece cierto es que al ambientarlo en el mundo nazi tienes garantizado el interés de los lectores”
“Por otra parte se nota que el autor ha hecho un esfuerzo enorme para documentarse. Kerr explica muchos detalles, lo contextualiza mucho. Es algo que se agradece”
“Eso es cierto. Fijaos en lo detalladas que son sus indicaciones sobre cómo llegar a los sitios. Se nota que al escribir está consultándolo con un mapa”
“A mí me resulta curioso que no haga hablar a sus personajes de la época de pobreza que Alemania sufrió antes de que Hitler subiera al poder y que tan bien se reflejaba en el libro Hermanos de sangre, que aquí comentamos”
“Y sin embargo se habla con mucho detalle de cómo soluciona Hitler los problemas económicos: retirando a las mujeres del mercado laboral, por ejemplo, u obligando a los obreros a trabajar en las autopistas y, sobre todo, en la industria de armamento”
“A mí me ha gustado que el autor deje muy claro, y lo repite varias veces en la novela, que la industria alemana apoyó a Hitler. Lo encuentro aún más meritorio si se considera que en los libros de historia ese es un tema que se evita cuidadosamente”
“Supongo que eso es porque la misma industria alemana que estuvo implicada presiona para que esas cosas no se digan”

Un protagonista “canalla”
“Siendo el libro muy entretenido me parece, no obstante, que es un poco difícil orientarse, saber el orden en que pasan las cosas, y eso es precisamente porque en el libro no dejan de pasar cosas y al final te quedas un poco desorientado”
“A mí no me gustó la escena de sexo del protagonista con Ilse Rudel. Es grosera”
“A mí me hizo pensar en aquellas partes del libro que el editor ‘sugiere’ que deberían estar en el libro ‘para hacerlo interesante, para que se venda más”
“El protagonista me recuerda al inspector Jaritos, el protagonista de las novelas de Petros Markaris. Y tiene gracia porque el mismo amigo que me recomendó esta novela me había recomendado también a Markaris, supongo que le gusta el mismo tipo de novela negra y personajes como Bernie, que a mí me ha parecido bastante inmoral. Un poco canalla, ¿no?”
“Y sin embargo en el episodio del submarino judío, cuando Bernie protege a un judío que huye de las autoridades, se porta de manera decente, en absoluto como un canalla”
“Eso es verdad. Bueno, vale, pero machista sí que es, supongo que es un cliché de la novela negra, no sé, es que no he leído mucha, he leído sobre todo novela negra nórdica, que no tiene nada que ver con esta”
“En todo caso tenemos un montón de novelas para profundizar en la psicología del personaje: no sólo las tres de la Trilogía berlinesa sino hasta 13 diferentes, todas protagonizadas por Bernie Gunther”
“Buff, ¡qué barbaridad, cuánto trabajo!”

jueves, 20 de junio de 2019

Bouvard y Pécuchet, Gustave Flaubert: Detectives de la ciencia

Este mes nos enfrentamos a uno de los más aclamados escritores del siglo XIX, Gustave Flaubert, cuya Madame Bovary tuvo imitaciones por toda Europa. Pero la obra que escogimos para comentar no fue esa sino la paródica Bouvard y Pécuchet. La valoración que hicimos de ella no fue unánime. La controversia está servida.

Diferentes ediciones de un libro inacabado
“¿Por qué propusiste este libro?”
“Siempre he considerado Bouvard y Pécuchetes una lectura muy entretenida y divertida, que además me recuerda mucho al Cándido de Voltaire, fijaos en que los protagonistas de esta obra son la reencarnación del filósofo Panglos que allí sale, y a mí este tipo de obras satíricas y de costumbres me hacen mucha gracia”
“Si la vocación del libro de Flaubert la de hacer una exposición exhaustiva sobre las ciencias de su época, aunque en clave satírica, se hubiera agradecido alguna explicación suplementaria para los lectores de nuestros días porque puntos oscuros hay muchos. Pero la versión que tengo en mi ebook está llena de erratas y además sin notas al pie ni explicaciones”
“Pues por mi parte, yo he leído una versión en papel que es una auténtica joya. Tiene un estudio introductorio para leerlo antes de afrontar la novela, que además en mi versión está llena de notas aclaratorias. Y para acabarlo de rematar, como opúsculo, los editores añadieron el denominado Diccionario de ideas recibidas que Flaubert quería incluir en la segunda parte de la obra”
“Pero ese plan no pudo cumplirse porque el autor murió…”
“La idea de Flaubert era burlarse de la ciencia y para ello se explaya contra ella en toda la primera parte, de 10 capítulos. Esta primera parte nos explica la búsqueda de la verdad por parte de los dos protagonistas. En la segunda parte, que estaba apenas esbozada cuando Flaubert murió, el autor quería relatar que los protagonistas, ante el fracaso de todos sus intentos por conseguir la sabiduría, escriben un diccionario de ideas recibidas, lleno de humor, que había de poner broche de oro a la obra”
“Yo había leído en un análisis de la obra que el final se prefigura en el capítulo 7, que explica cómo Bouvard y Pécuchet, cada uno por su lado, se enamoran de una mujer. Aunque estos amores, como no podía ser de otro modo siendo ellos como son, acaban mal”
“Pues el autor de ese análisis no estaba bien informado”
“Sí, bueno, ya me fijé en que el texto no parecía tender hacia ningún final definido. Además, si los enamoramientos  de los protagonistas son la prefiguración de la conclusión me parece más lógico que se pusieran hacia el final de la novela, en el capítulo diez por ejemplo, y no en el siete, que es donde efectivamente están”

Sobre el humor y sobre la obra
“Esta obra es muy típica de Flaubert. Tanto en el libro de este mes como en Madame Bovary o en La educación sentimental se narra la búsqueda de algo inmaterial pero muy deseado. Y ese algo no se encuentra a pesar de la intensidad con la que se lo busca”
“Pero yo no veo que esta obra sea tan interesante como esas otras dos, en las que Flaubert hace unos retratos complejos de los personajes y son esos retratos, entre otras cosas, los que dan valor a sus libros. En Bouvard y Pécuchet ni siquiera hay un intento de dar profundidad a los personajes”
“Eso es porque la obra es humorística”
“Yo entiendo que intenta ser humorística pero a mí no es que me haga mucha gracia cuando la leo”
“Y sin embargo yo veo que te ríes cuando recuerdas la trama”
“Pues sí, ahora contando lo que pasa me parece más divertida que al leerla”
“Yo lo he encontrado repetitivo, a mí se me ha hecho muy largo”
“Lo que sí que reconozco es que no tiene defectos desde el punto de vista forma”
“Pues para mí Flaubert es uno de los autores más concienzudos a la hora de escribir y además añadiría que este libro es de una calidad literaria excelente”
“Supongo que por eso lo propusiste”
“Evidentemente”

Un trabajo ingente
“Dicen que Flaubert para escribir el libro que hoy comentamos leyó más de 1500 libros, que es una cifra increíblemente alta”
“Bueno, es que la lectura debía ser muy por encima, sin profundizar”
“El libro intenta ser un memorial de los disparates humanos y en este sentido es exhaustivo”
“Sí, prácticamente no deja al margen ningún tema. Y lo que es innegable es que Flaubert tenía una visión muy negativa de la ciencia de su época”
“Sin embargo no se mete mucho con la química. Aunque yo entiendo que eso tiene bastante sentido porque si Bouvard y Pécuchet hubiesen intentado realizar experimentos químicos lo más probable es que hubiesen muerto envenenados, siendo como eran un par de desastres”
“Pues yo no creo que critique la ciencia, sino la actitud de Bouvard y Pécuchet, que creen que pueden aprenderlo todo de los libros y hacerlo mejor que los demás y desprecian el saber práctico de quienes les rodean. Y por eso siempre les sale todo mal”
“Es un libro casi sin estructura. No hay ninguna parte que esté especialmente subrayada sobre otra. El orden en que se presentan las diferentes ciencias que los protagonistas intentan aprender es casi aleatorio. No te sientes más interesado hacia el final de la trama de lo que te sentías al principio”
“Más bien cada vez menos interesado”
“Es una obra típica del siglo XIX por su enciclopedismo. Para el autor parece importante no dejarse ninguna disciplina por criticar. Ese afán de completitud era muy típico de su época”
“A mí me parece que debería ser más corta para ser más intensa. En Madame Bovary por ejemplo Flaubert podó la obra para hacerla más interesante. Yo creo que en ésta lo hubiese hecho también de haber vivido lo suficiente”
“Posiblemente no. Cuando se ha invertido tanto tiempo y esfuerzo en algo es muy difícil renunciar a algo”

martes, 21 de mayo de 2019

Los tres estigmas de Palmer Eldritch, Philip K Dick: Paranoia

Philip K Dick intentó durante mucho tiempo superar el estigma de escritor de ciencia-ficción y llegar a más público, pero no lo consiguió porque no encontró editores. ¿Era por falta de calidad? Hacia esa conclusión apuntaban las valoraciones sobre la lectura de este mes: Los tres estigmas de Palmer Eldritch. Vamos con los comentarios.

La experiencia con las drogas
“Todo el libro no es más que una glorificación de las experiencias de los drogadictos. La mitad del libro, si no más, trata sobre los ‘viajes’ que las sustancias psicotrópicas facilitan (llamadas, en el libro Can-D o Chew-Z)”
“A mí me pareció más que nada divertido cómo plantea el autor la experiencia con la Can-D por parte de los colonos marcianos. La manera en que se engañan unos a otros para ‘colocarse’ o las observaciones sobre los complementos necesarios e imprescindibles para usar la Can-D”
“Bueno, leyendo el texto ya se nota que Dick era un drogadicto activo, no se necesita ser muy agudo para verlo”
“Eran otros tiempos, entonces se glorificaba la experiencia psicotrópica. Hasta cierto punto se presumía de ser un iniciado. Hoy, si eres un drogadicto, intentas que nadie lo sepa. Que tu adicción pase desapercibida”
“Creo que Dick murió de una sobredosis”
“¿No se suicidó?”
“Ni una cosa ni otra; se encontró mal, decía que tenía problemas de visión, y le recomendaron que fuese inmediatamente al hospital. Pero no fue y al día siguiente le encontraron desmayado en casa. Le ingresaron en el hospital. A los pocos días tuvo un colapso masivo, apoplejía, y sufrió muerte cerebral y poco tiempo después falleció”

Ideas sugerentes
“El libro no me ha gustado. No me ha parecido interesante. Lo único que he encontrado mínimamente sugestivo han sido las peripecias de Leo Bulero, el multimillonario que comercializa la Can-D.  Más que nada porque me interesaba cómo debe ser la vida de un manager de una multinacional”
“Yo creo que es interesante la idea que se expone casi al final del libro de que en caso de que nos encontrásemos con razas extraterrestres (¿o quizá Dios?) nuestra reacción sería intentar exterminarlas”
“Pues yo no creo que el libro de este mes pueda calificarse de ‘ciencia ficción religiosa’, como lo califica la publicidad del libro. ¿Dónde está la religión en este libro? Porque la referencia a los tres estigmas de Palmer Eldritch no me parece suficiente, ya que no se dan más”
“A mí sí que me gusta este libro porque habla de mundos paralelos y porque me gusta la sensación de desorientación en la que viven los personajes. Como lector, te faltan puntos fijos en los que basarte y ese caos me gusta”
“También son interesantes las referencias respecto a los tratamientos que hacen evolucionar a una persona hacia un nuevo nivel”
“Y bastante amarga la perspectiva de quien contrata un tratamiento para evolucionar por satisfacer a su pareja y que finalmente no solo no evoluciona sino que involuciona”
“Curiosas las referencias a un calentamiento global futuro aunque quizá esta muy exagerado”
“A mí me parece lamentable la baja calidad de la traducción al español”
“Es lamentable pero también cierto que en general la ciencia-ficción se considera subcultura y editorialmente es bastante maltratada”

martes, 30 de abril de 2019

¡Gracias, Jeeves!, P. G. Wodehouse: Un sirviente perfecto

El novelante que hizo la propuesta de lectura de este mes escogió a Wodehouse y a su personaje Jeeves sin haber leído el libro correspondiente: Gracias, Jeeves. El resultado fue que arreciaron los “No me gusta”, a los que, en definitiva, también se unió el proponente. ¿Pudimos, a pesar de todo, alcanzar un par de ideas interesantes? Nos parece que sí. Veamos los comentarios más relevantes. 

Buen estilo literario, trama sin interés
“A mí me ha parecido que el estilo literario de Wodehouse es bueno pero que el tema que trata es banal y muy poco interesante”
“Hablemos un poco del estilo literario. ¿Qué características remarcarías?”
“Bueno, antes que nada a mí me gustaría decir que propiamente yo no he leído la versión original inglesa, sólo la traducción al español que creo que puede darnos una idea falsa acerca de cómo escribe el autor. Dicho esto añadiría que leyendo el libro me ha parecido que la prosa es muy recargada y un poco artificiosa. Wodehouse les da muchas vueltas a las frases hechas, por ejemplo, y la suya es una prosa un poco resabiada”
“¿Resabiada? ¿En qué sentido? ¿Quieres decir resentida? ¿resentida de qué?”
“No, no, resentida de nada, quería decir que el autor  tiene la piel muy dura, que ha pasado por muchas cosas y está acorazado”

Escritor a destajo y sin problemas de conciencia
“Wodehouse escribió muchísimos libros de muy diferentes personajes pero que los más famosos, con diferencia, son Jeeves y Bertram Wooster, su señor”
“A mí me resultó curioso saber que el mismo Wodehouse comentaba que antes de empezar a escribir cada libro las notas relacionadas con él podían llegar a ocupar 400 páginas, es decir que las notas ocupaban más que el libro acabado. Además era un trabajador muy concienzudo. Trabajaba cada día cuatro horas (lo explicaba él mismo) lo cual me parece poco tiempo para la ingente producción literaria en su haber”
“Bueno, supongo que la mayoría de las notas se refieren al personaje de Jeeves, que tiene conocimientos enciclopédicos de todo”
“Y supongo que no sabíais que el autor se fugó a Francia para pagar menos impuestos, eso fue en 1934, el mismo año en que se publicaron Gracias, Jeeves y De acuerdo, Jeeves que son los dos primeros libros de Jeeves que se publicaron directamente como tales. Anteriormente las aventuras del mayordomo se publicaban como cuentos cortos que luego se reeditaban juntos, agrupándolos uno detrás de otros por su secuencia cronológica”
“Supongo que por eso te encuentras que ya en Gracias, Jeeves los personajes tienen un pasado al que se recurre constantemente. Yo, que propuse el libro porque creía que era el primero de la serie, me llevé un chasco. La historia misma de Gracias, Jeeves empieza como una coletilla de una aventura anterior”
 “Para complementar la lectura del mes, yo leí también Jevees y el espíritu feudal escrita en los años 50, dos décadas después de Gracias, Jeeves. Lo que me encontré es que la estructura narrativa es la misma en ambas aventuras, la extensión es casi igual en ambos libros y las aventuras son más o menos intercambiables; con escenas y peripecias que se repiten en ambas novelas como cuando, en ambas, Wooster despierta a la chica a las tantas de la noche. Los libros de Jeeves tienen todos ellos, me parece, la estructura de una sitcom, una comedia de situación de esas a las que son tan aficionados los norteamericanos”
“Bueno, o sea que el autor usaba siempre la misma fórmula. Y por otra parte era bastante amoral. Cuando cayó prisionero de los alemanes no le importó publicar sus historias para el público alemán, lo cual, en medio de la II Guerra Mundial, fue juzgado por muchos ingleses como una traición. Por eso fue que al acabar el conflicto el escritor se mudó a Estados Unidos y nunca volvió a las islas británicas”

Un criado como los de antes
“Yo me imaginaba que Jeeves cobraría más protagonismo en la novela. Me ha parecido un personaje muy pasivo”
“Aquí disiento. Yo creo que es un personaje muy importante porque es el que sostiene toda la trama”
“Considero que la lectura de este mes ha sido poco interesante. La verdad es que tiempo, lo que se dice tiempo, he tenido tiempo suficiente  para acabar de leer el libro pero lo cierto es que no podía animarme a leerlo: no me ha interesado nada la novela de este mes”
“A mí me ha pasado lo mismo: me parece que para que te guste el argumento has de ser inglés y además de una cierta clase social, preferentemente de las adineradas”
“Hay que reconocer que el mundo que Wodehouse describe no puede ser más esperpéntico. El protagonista, Bertram Wooster, es una verdadera caricatura del solterón tonto, de gustos epicúreos y aristocráticos. Lo que no cuadra es que ese solterón tenga criado. ¿Quién tiene hoy en día criado?”
“No es que la gente no tenga criado es que los criados de hoy no son tan serviles”
“Para mí el libro nos lleva a un mundo que ya no existe: el mundo de las  grandes mansiones inglesas; al leerlo yo recordaba la serie de televisión Downton Abbey, ambientada en los años 20”
“A mí me recordaba la serie Arriba y abajo que, siendo muy distinta, está ambientada en la misma época”
“Hay que tener en cuenta que Wodehouse nació a finales del siglo XIX y su obra ha envejecido con él. Yo creo que ya está totalmente superada”
“Con todo a mí me resulta curiosa una anécdota que explicaba el actor Hugh Laurie en el sentido de que durante una temporada le estuvieron asaltando ideas de suicidio y el actor contaba que si no se suicidó fue gracias a que se aficionó a las aventuras de Jeeves, Si la obra de Wodehouse estuviese tan superada eso no pasaría”
“Puede que tengas razón”